Historia y orígenes sagrados del cinturón

Se tiene constancia de que ya en la edad de bronce se usaban cinturones. En función de las tradiciones y las modas, desde entonces, ambos sexos los han utilizado con algunas pocas excepciones a lo largo de toda la historia.

El carácter mágico de los cinturones

Ya fuera en la península Ibérica, como en Oriente, entre los persas, los hititas, los fenicios y los judíos, los cinturones o ceñidores tenían un carácter apotropaico, esto es, eran objetos protectores empleados para ahuyentar a los espíritus malignos.

Una prenda de la que no se puede prescindir

Se han hallado numerosas representaciones de dioses cananeos y dioses y personajes micénicos, algunos de ellos seres sobrenaturales, que aunque completamente desnudos, llevan ceñido un ancho cinturón. Un ejemplo de ello son los acróbatas danzantes desnudos en una lira de Samos, hecha en marfil, en el último cuarto del siglo VII, o el Apolo de Tebas, ofrenda de Mantiklos, hecha en bronce, entre los años 680-670.

El cinturón en el Antiguo Testamento

De acuerdo con José Mª Blázquez, en su artículo "Cinturones sagrados en la Península Ibérica", el Testamento de Job (100 a.C. y 100 d.C.), habla de los cinturones como"amuleto del señor" que ahuyenta gusanos y enfermedades, seguramente siguiendo tradiciones iranias muy antiguas para quienes el así llamado "kutsi" era una suerte de cordón sagrado, que los fenicios debieron traer a Occidente.
En Éxodo 28,4,8 y en Levítico 8,7 el "efod", utilizado por los israelitas como prenda ritual, era una especie de banda o faja ancha que ceñía la cintura y a la que más tarde se añadirían tirantes tomando forma de mandil. Así se describe a Aarón y también a David, bailando éste desnudo delante del arca, llevando encima solo un ceñidor.
En Ex. 28, 8 se lee: "el cíngulo que rodeaba a aquél (efod) por encima será de la misma labor que él, formando con él un cuerpo: de oro, púrpura violeta, púrpura escarlata, carmesí y lino fino de hilo torzal".

El cinturón entre los dioses griegos y las amazonas

Para seducir a su esposo Zeus (Ilíada 14, 214-221), dormido a su lado, y desista de intervenir en la lucha entre los aqueos y los troyanos, además de ponerse sus mejores galas, Hera pide prestado a Afrodita su cinturón de cuero ricamente adornado. Afrodita le dice entonces a Hera: "Toma, guarda en tu regazo este cinturón tan hermoso, que todo lo posee; y te aseguro que no volverás sin haber conseguido lo que has tramado en tu interior."
Más famoso aun es empero el cinturón de Hipólita (Apol II 5, 9), reina de las amazonas, de quien Apolodoro escribe que tenía el cinturón de Ares, dios de la guerra, símbolo de su superioridad sobre todos.
Entre las esculturas del Partenón (437-432 a. C.), Iris y, sobre todo, Afrodita llevan igualmente anchos cinturones.

El cinturón visigodo

Los visigodos tenían predilección por las piezas de gran tamaño adornadas con pedrería de colores vivos inspiradas en la elegante vestimenta bizantina. Los cinturones eran joyas, símbolo de lujo y prestigio, que debía estar presente también en el ajuar de los difuntos.

El cinturón en la época moderna

Antes de los años 20, los cinturones tenían un marcado carácter decorativo estrechamente asociado a los efectos militares. Su uso se populariza a partir de los años 20, cuando la cintura de los pantalones cae a una línea más natural y más baja entre los hombres, y en combinaciones de falda y blusa entre las mujeres.

El cinturón en el siglo XXI

Aparte de los tradicionales cinturones de cuero, en la actualidad se emplean muy diversos materiales como la goma cáustica, y los polímeros de plástico. Se amplía la variedad de colores, de diseño y de forma, y se lo utiliza como un complemento más del vestido cotidiano.


Otros cinturones son los famosos de castidad, los de seguridad y los empleados en las artes marciales.





















0 comentarios: