Eva Perón y su vestuario

Su forma de vestir, elegante pero poco sutil, impactante y de un lujo casi inmoral ante la pobreza del pueblo argentino, era contradictoria con las ideas populistas y solidarias de las que ella misma era abanderada. Su aspecto, tanto como sus acciones, desató enconadas disputas y calentó los ánimos contra ella, forjó su imagen mítica y sin duda contribuyó a crear el personaje en el que se convirtió y que ha llegado hasta nuestros días. A Evita le encantaban los trajes de noche con escotes pronunciados, halter o palabra de honor. No dudaba en exhibir grandes sombreros y ostentosas joyas. Vestía con elegancia los trajes sastre, generalmente entallados y monocromos, que usaba  como fetiche en sus actividades sociales a través de su Fundación. Lee más








0 comentarios: