Cómo hay que planchar y la temperatura según el tejido

Una plancha es un electrodoméstico, aunque también hay planchas para uso industrial y comercial, usadas en fábricas de ropa y tintorerías, que sirve para alizar la ropa quitándole las arrugas y las marcas. La plancha trabaja alizando los vínculos entre las cadenas largas de moléculas de polímero que existen en las fibras del material. Las fibras se estiran y mantienen su nueva forma cuando se enfrían. Esto lo logra con calor, ya que funciona como una resistencia calentadora con peso. Algunos materiales como el algodón requieren el empleo de agua o vapor de agua para aflojar los lazos intermoleculares para planchar mejor.

Según la norma ISO 3758,en el etiquetado de los tejidos la temperatura ideal de planchado está indicada por uno, dos o tres puntos colocados dentro de un símbolo de plancha. La norma EN 60311 establece las temperaturas que deben alcanzar las suelas de las planchas con cada uno de estos símbolos.
  • 1 punto: temperatura entre 70 y 120 °C. Para planchar acetato, elastano, poliamida, polipropileno.
  • 2 puntos: temperatura entre 100 y 160 °C. Para planchar cupro, poliéstersedatriacetatoviscosa y lana.
  • 3 puntos: temperatura entre 140 y 210 °C. Para planchar algodón y lino.

Una vez elegida la temperatura adecuada a cada tejido, la técnica de planchado varía en función del tipo de prenda:
Las camisas
Debemos empezar a planchar por los puños, continuar por las mangas y el cuello, después plancharemos la espalda y acabaremos con la parte delantera de la camisa. Es importante estirar bien la prenda antes de empezar a planchar.
Los pantalones y las faldas
Comenzaremos planchando por el revés y después por el derecho. Cuando planchemos por el derecho colocaremos encima de la prenda un trapo húmedo para evitar que plancha y prenda entren en contacto. Así no aparecerán antiestéticos brillos en la ropa. Recomendamos empezar a planchar los pantalones por la parte de la cintura y, si tienen raya, hay que enfrentar las costuras de las perneras y estirarlas bien para evitar arrugas.
Los jerséis y los polos
Deben colocarse en su forma original, sin doblarlos, y plancharlos suavemente para evitar que se deformen.
En definitiva, no debemos olvidar que planchar es un proceso delicado que puede dañar las prendas, por lo que nunca estará de más tomar precauciones como tapar los botones grandes con una cuchara para evitar que se quemen, o planchar los bordados por el revés y utilizando sólo la punta de la plancha. Y para acabar este consejo, un truco muy ecológico: si ponemos papel de aluminio como funda de la tabla de planchar reflejará el calor, con el consiguiente ahorro de energía.
Y aquí os dejo un vídeo muy ilustrativo


wikipedia
hogarmania

0 comentarios: