El estilo de Frida Kahló


La originalidad y creatividad de Frida Kahlo no sólo fluyen en su obra, sino en ella misma. La
artista intervino su alrededor y persona para convertirse en una de las mujeres más influyentes del arte, cuyo legado se extiende a otros rubros artísticos, como la moda.
Sus cejas pobladas y labios rojos, así como sus elaborados peinados con trenzas y moños de colores, han cautivado a varias generaciones. Su imagen fue una propuesta estética única para la época y hoy sigue siendo una fuente de inspiración para diferentes creadores.


La mexicana construyó una figura a través de su forma de vestir y, al igual que en sus pinturas, creó su propio estilo. Orgullosamente, portaba vestimentas de diferentes regiones del país, sobre todo del istmo de Tehuantepec.


Incluso, ella modificaba su propia ropa para acoplarla a su cuerpo y gusto. Utilizaba telas de algodón o sedas provenientes de Francia y España para confeccionar sus vestidos con una marcada influencia indígena. Así, logró una acertada mezcla de texturas y colores. Realizaba la elección de ropa con base en sus rasgos étnicos y la discapacidad que padecía, pues durante su niñez sufrió poliomielitis y cuando tenía 18 años tuvo lugar el accidente de tránsito que afectaría su cuerpo de por vida.


No es gratuito que decidiera usar un vestido tehuano, ya que reflejaba sus convicciones estéticas y ocultaba las fallas físicas (tenía una pierna más delgada y corta). Así, es posible ver la influencia que ejercía la moda y riqueza textil de México sobre Frida para crear su propio estilo.


Fue fotografiada por Bernard Silberstein, Toni Frissell y Manuel Álvarez Bravo, atraídos por su peculiar forma de vestir y personalidad. Incluso llamó la atención de publicaciones como Vogue Estados Unidos, que la incluyó en sus páginas en 1938.


No por nada ha sido musa de diseñadores como Christian Lacroix, Alexander McQueen y Riccardo Tisci, quienes han hecho reinterpretaciones de la pintora mexicana. Sobresale el homenaje hecho por Jean Paul Gaultier en 1998 como parte de su colección Primavera-Verano, al igual que sus campañas publicitarias de dicho año, llenas de elementos pictóricos de Frida.
El atuendo de esta mujer emblemática fue esencial para construir la personalidad que la ha hecho trascender como un icono artístico y de estilo.






0 comentarios: