Tuve un sueño... Lord Byron

A principios del siglo XIX, con el surgimiento del movimiento romántico en Europa, el carácter sublime de la creación artística pretende reflejar los estados anímicos del ser humano a través de la representación y descripción de la naturaleza. La contemplación del paisaje y la consideración del ser humano como parte integrante de la naturaleza se entienden como percepción del vínculo esencial entre ambos. Ser humano y naturaleza son, en esencia, una y la misma cosa; el ser humano es capaz de ver en la naturaleza el fiel reflejo de sus emociones más íntimas, entenderla como la expresión objetiva y especular de su intimidad emocional más profunda.

En 1816, después de abandonar Inglaterra para siempre, el poeta romántico inglés Lord Byron, en su conocido poema "Darkness" (Tinieblas), escribe lo siguiente:

"Tuve un sueño que no fue del todo un sueño. El rojo sol se había extinguido y las estrellas vagaban apagadas por el espacio eterno, sin rumbo ni destino, y la yerta tierra se balanceaba ciega y oscura en el aire sin luna. Iba y venía la mañana, pero jamás traía el día."

0 comentarios: