El fin de los portianki o calcetines de los soldados rusos


El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, quiere retirar este año los 'portianki', una prenda que usa la Infantería rusa desde los tiempos del zar Pedro el Grande |. Antes que saber montar o desmontar un AK-47, el soldado soviético tenía que aprender a calzarse.

En la campaña de Napoleón en Rusia o en la contienda contra la Alemania nazi el mayor tesoro que se podía encontrar en un campo de batalla eran las botas de un soldado ruso muerto. En realidad, no importaba la nacionalidad del dueño, sino de las botas. Dentro estaban los portianki, una tela rectangular que, convenientemente vestida al pie, y en ocasiones acompañada de paja o cualquier otro elemento a mano, protegía del frío y de las rozaduras.

La prenda (que puede traducirse por peal o paño para cubrir el pie) sigue formando parte de la indumentaria de la Infantería. Pero ha llegado el momento de hacerle un hueco en la historia. El ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, ha anunciado a los principales generales que antes de que acabe el año todo soldado tiene que llevar calcetines. "Necesitamos retirar de una vez por todas este elemento de nuestras fuerzas armadas", enfatizó el ministro, él mismo un general, en una reunión emitida por televisión.

Los portianki se usan en el ejército ruso desde que Pedro el Grande los copiara del ejército holandés o del prusiano. En el ejército soviético, antes que a montar o desmontar un AK-47 el sargento enseñaba a los nuevos reclutas a calzarse los portianki.

Por eso, a todo el que en Rusia ha pasado por la mili ese trapo no se le olvidará nunca. También conoce la prenda quien haya visto algún clásico del cine soviético, como las divertidas aventuras del pilluelo Maxim Perepelitsa. Los portianki son normalmente de algodón, aunque en las zonas más frías se usan de lana.

Dar calcetines a los soldados rasos es un detalle más de los cambios que se intentan introducir en el ejército ruso. Las reformas se iniciaron en el 2007, aunque han ido despacio debido a la falta de entendimiento entre el alto mando y el anterior ministro, Anatoli Serdiukov, destituido a finales del año pasado, salpicado en un caso de corrupción. Para algunos analistas, que Shoigú anunciase la introducción de los calcetines en público indica que los cambios van a seguir.

Retirar los portianki implica también sustituir por calzado moderno las rudas botas que utilizan los soldados rusos, y que harían añicos los calcetines y la piel. "Reemplazar el calzado del ejército este año parece demasiado optimista: nuestros soldados siempre han sido los últimos de la cola", ha dicho Iván Konoválov, director del Centro para las Coyunturas Estratégicas.

Los portianki no han sido algo exclusivo de los soldados rusos. En la era moderna, los usaron también, entre otros, Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial. Pero ha seguido asociado a los ejércitos del Este de Europa. En francés, la prenda se llama chaussette russe, o sea, calcetín ruso.

Fuente: La Vanguardia.

0 comentarios: