La cultura del calzado

El zapatos y los pies, en la historia de la India, tienen un sentido ritual y un simbolismo religioso y político que supera la simple utilidad del calzado.

El contacto de pie en el suelo se dignifica cuando puede generar energías de la tierra hacia el ser humano y es despreciable cuando, por impuros o sucios, puede llegar a la contaminación del cuerpo. Las costumbres y prácticas religiosas están casi siempre presentes.

Iconos del amor y el erotismo

Son los pies de las mujeres auténticos símbolos del erotismo, por eso cuando se adornan con joyas y piedras preciosas o cuando se posan sobre la cabeza del ser amado, trasmiten un claro mensaje de amor y atracción sexual.

Las pinturas en los pies

El cuidado de los pies está presente en la vida diaria de las jóvenes, los pies se lavan, se masajean y se tratan con aceites que contienen perfumes, para después pintar las plantas de los pies e incluso la parte superior, antes de adornarlos con joyas, cadenas de plata y oro o pulseras de tobillo.

El calzado de plataforma o paduka

Se trata de una sandalia con una gran plataforma que aísla el pie del suelo y que está formada por una pieza de madera o suela apoyada por tacos en la punta y el talón; se sujeta al pie por medio de un resalte que se introduce entre el dedo grande (o gordo) del pie y el segundo dedo.

Este tipo de calzado es muy común y se emplea tanto en zonas rurales, como en otras de mayor posición social.

Diferentes tipos y simbologías de las padukas

El pez es un símbolo sagrado y el calzado toma, en algunos casos, estas formas que llegan a representar a la divinidad; también el poder político, en el Ramayana, se describe al hermano del príncipe exilado colocando sus sandalias padukas en el trono como símbolo de la soberanía real.

Las sandalias de los hombres santos o gurúes son veneradas desde remotos tiempos.

Se emplean materiales como el ébano, teca o sándalo, pero también están hechas en madera de pino o haya, que contrasta con las confeccionadas con incrustaciones de marfil, plata u oro.

Calzado para las novias

Para casarse, las mujeres engalanan sus pies y usan zapatos decorados con flores, pero las de mejor posición, emplean la plata y el oro para adornar sus zapatos o tallarlos con adornos florales o animales sagrados.

La sandalia de cuero

Las pieles y cueros han sido siempre los materiales más usados para confeccionar el calzado de todas las castas en la India, esencialmente se trata de una suela de cuero que se sujeta al pie por una o varias correas y tiene una pequeña banda o traviesa para permitir sujetar el dedo gordo del pie.

Los materiales empleados son, además del cuero, la lana y los tejidos estampados con vivos colores.

En las fronteras de Nepal y China

Los climas extremos de esas regiones condicionan un tipo de calzado más cerrado y resistente; las botas de cuero de búfalo fuertemente engrasadas y con gruesas suelas se emplean en el norte del país. En el estado de Himachal Pradesh, se calzaba un tipo de sandalia de tiras cruzadas y el pie se protegía del frío con un calcetín de piel más fina o lana.

El empleo de fibras vegetales

Los agricultores y las clases más bajas en zonas rurales del norte, se calzaban con zapatos hechos con paja tejida que aislaban de la nieve y el barro. El uso de fibras como el yute se generalizó debido a la gran cantidad existente en los montes.

Las botas tibetanas

Se llaman a sí por la procedencia; las constantes invasiones del norte de la India, inspiró un tipo de bota hecha con suelas gruesas formadas por varias capas de cuero y la caña se hacía de piel, lana o cuero repujado. También las diferencias sociales se hacían patentes en el calzado de esas alejadas partes del país.

Sedas, terciopelos y decoraciones con plata y otros metales daban un aire de riqueza y colorido a estas botas que llevaban las puntas hacia arriba.

Mojaris y Juttis en el norte y centro de la India

Los juttis eran zapatos cerrados hechos de cuero para todos los usos y de tejidos finos y sedas para ocasiones especiales y con la punta exageradamente hacia arriba; los mojaris eran similares pero hechos con materiales más ligeros y flexibles.

Los altos dignatarios empleaban estos tipos de calzados que, en ocasiones, estaban enriquecidos por piedras preciosas (rubíes, diamantes, esmeraldas) que daban a estos zapatos o botines, un incalculable valor.

El célebre diseñador francés Roger Vivier, en el año 1962, diseñó un calzado bordado con hilos de plata y con aplicaciones de topacios, fue una joya en su tiempo y la afortunada en calzarlo sería la Princesa Soraya de Irán, antes de ser repudiada por su esposo el Sha de Persia; el par de calzados, años más tarde, fue donado al Museo Romans, allí permaneció hasta el pasado 30 de Noviembre que fue subastado y alcanzó la cifra de 20.000 euros; la adjudicataria de tan preciada joya fue precisamente el Museo Roger Vivier, es decir, volvía a su creador; convirtiéndose así en el calzado más caro del mundo adjudicado en subasta pública. En la misma subasta y para diferentes Museo del Calzado, se adquirieron zapatos de Elizabeth Taylor, Cary Grant, John Lennon o Brigitte Bardot, entre otros.





La "cultura del calzado" está plasmada en la evolución del zapato en China. La necesidad y la tradición embellecen este complemento del vestido. China descubre su primer calzado aproximadamente en el año 2000 a.C., en el reino antiguo de Loulan y perteneciente a una momia hallada en un enterramiento, en la zona desértica de la región de Xinjiang Uygur; se trata de una bota hecha con piel de oveja.

Diversificación del calzado

El hermetismo en el que vivió el pueblo chino dio lugar a una información tardía sobre sus costumbres y tradiciones, también sobre su vestimenta en el pasado. Los pueblos nómadas empleaban botas hechas con pieles de oveja, cabra o caballo.

En el Tibet las pieles eran de yaks; en la zona del Oroquense empleaban pieles de ciervos y gamos; en Essen la mayor parte de calzado era hecho con pieles de pescado, estos son algunos ejemplos de los muchos existentes.

Los primeros calzados

Para confeccionar los zapatos, sandalias, zapatillas o botas, empleaban agujas de hueso y como hilo, tendones de animales, pero también empleaban en zonas rurales, la aguja de caña de bambú y el hilo de lino. El rey Wulig del estado de Zhao, introdujo las primeras botas que se emplearon en las guerras entre los Estados (475 a 221 a C.)

El calzado de paja

La paja fue uno de los materiales más utilizados para hacer zapatos, salvo en las zonas muy frías del norte, la paja fue empleada por ricos y dignatarios y también por las clases más humildes, dada la gran extensión territorial de China, las diferencias climatológicas aconsejaban un determinado tipo de calzado; en el norte las botas también de paja, en el sur las sandalias y en algunos lugares se combinaba con suelas de madera.

El paño y la seda

Durante los siglos del XVII al XI a.C., en la dinastía Shang (o dinastía Yin ), se encontraron botas hechas con paño y seda, incluso los militares para protegerse del frío, envolvían sus piernas con paños y pieles cosidos con cáñamo y lino, pero todo cambiaría al conocerse el algodón introducido en el país por la ruta de la seda.

El ejército de terracota

En el periodo 211 a 206 a.C., el emperador Shi Huang de la dinastía Qin, conocido como el primer emperador, organizó al ejército con una indumentaria uniforme; la bota de cuero con las puntas cuadradas, eran usadas por generales y solados que ocupaban las célebres filas en las que cada uno tenía una función o cometido.

Una variante de aquel calzado formaría parte de la vestimenta de los funcionarios, hecho con varias capas de paño para dar ventilación y garantizar la impermeabilidad.

El empleo de la seda coloreada

Desde la dinastía Shang (3000 a.C.), se tejía la seda y se coloreaba con tintes minerales y vegetales. Las novias usaban zapatos de seda rosa con bordados de aves del paraíso u otro tipo, también motivos florales. En Manchuria, se usaban zapatos azules con caracteres rojos bordados que eran los signos de la felicidad, un signo destinado también para los ancianos.

Zapatos mortuorios

A los difuntos se les enterraba con un tipo de calzados que se llamaban "zapatos de la longevidad", eran de color azul, negro o marrón y si la fallecida era una mujer, el calzado era de seda con bordados de colores, entre los que no podía faltar la flor de loto y una escalera que simbolizaba la ascensión al cielo.

Distinción de clases

Por el calzado (como ocurriera en otras culturas), también se distinguían las clases sociales; en determinadas épocas de la China feudal, solo los nobles y personas de elevada condición o riqueza, se les permitía llevar zapatos de cuero o de seda, el pueblo calzaba sandalias o zapatos de paja o paño y los colores permitidos eran el verde, azul o blanco.

En la dinastía Jin, los comerciantes debían calzar zapatos de dos colores uno negro y uno blanco, así eran reconocidos. El color del emperador era el amarillo.

Pies de loto

Una costumbre nacida en el siglo X consistía en vendar los pies de las niñas para reducir sus dimensiones, dando lugar al llamado pie de loto, que podía ser loto dorado, loto de plata o loto de hierro, según el grado de reducción alcanzado. Los zapatos para este pie eran muy pequeños y con piso de cuero o paño, hechos de seda bordada representando aves y flores.

La costumbre fue abolida por Mao Zedong y todavía puede verse alguna anciana caminando con bastones por la gran deformación de sus pies.

Uso de los colores

Tenían su significado y sus preferencias ; Rojo o de la virtud y de la buena suerte; amarillo exclusivo del emperador; azul para el pueblo o la plebe; morado para la familia imperial; verde para las mujeres jóvenes; gris y negro para los ancianos; blanco el color empleqado en el funeral y el duelo.

Los romanos distinguían a sus clases sociales, por el vestido y por el tipo de calzados que usaban. Sandalias, botas, botines. De Senadores a plebeyos.

Son muchas las coincidencias existentes entre el tipo de calzado de la Grecia antigua, con el zapato empleado durante el periodo que duró la dominación romana en Europa; pero Roma también asumía los diferentes tipos de calzados de los pueblos y las culturas que dominaba o tenía relaciones.

Calzado común
El calzado más empleado para el pueblo era el llamado peroné se trataba simplemente una suela de cuero sujeta con hebillas, correas o cordones, a la pierna; un tipo de sandalia que habían copiado de los Etruscos, como lo hicieran con la moda de las puntas de los calzados hacia arriba, calcei repandi. Otro era la solea de influencia griega; o el calceus, algo más cerrado que protegía los dedos o el talón, según los casos.

Las Cáligas
Quizás los calzados más famosos eran los utilizados por los soldados, caligae, algunos opinan que el nombre le viene del emperador Calígula que fue quien lo introdujo en el ejército, de forma genérica; se trataba de una suela con la planta claveteada con clavos de hierro o cobre y que se sujetaba a la pierna por correas de cuero.

El Calzado de Senadores y Patricios
Para distinguir a los dignatarios del Senado de Roma, calzaban zapatos de color rojo o negro y llevaban una "C" en la zona del empeine que significaba "Centum" (ciento) como un número indicativo del total de senadores que componían el foro representativo de la República; su nombre era Calcei Senatorii. Los Patricios llevaban los mismos calzados pero les diferenciaba el color, en este caso, el Calcei Patricii era de color marrón.

El zapato de los Emperadores
Empleaban el color púrpura y a ese tipo de calzado se le denominaba mulleus en alusión a la tonalidad que adquirían estas sandalias o botines por haberse extraído ese pigmento de un caracol así llamado.

La Guardia Pretoriana
Bajo este nombre se conocía un numeroso grupo de solados romanos Speculatori Augusti, encargados de la seguridad personal del Emperador y que calzaban una sandalia diferente denominada Caligae Speculatores.

Calzado para las clases adineradas
Se trataba de un tipo de sandalias para los ricos que llevaban abalorios y metales preciosos; estos mismos se usaban en la mujer, para realzar su figura en las llamadas sandalias tirrénicas, que a veces eran excesivamente elevadas y que también protegían al pie de los barrizales, eran similares a las Calceolii, botín predominantemente llevado por la mujer. Muchos calzaban el solea pero solo dentro de las casas, ya que llevarlos en la calle no era un signo de distinción.

Botines y zuecos
Uno de los calzados copiados a los Etruscos fueron los campagus (calzado de las legiones), una especie de botines hasta media pierna que dejaban al descubierto los dedos; los escasos de recursos empleaban zuecos de madera con empeine de tejido o incluso piel. El llamado Sclponeae, con piso de madera, solo era el "privilegio" de los pobres y esclavos. Era cosa de la plebe calzar una sandalia hecha solamente de fibras vegetales y llamada Baxae.

Copia de la sandalia griega
La más calzada por las diferentes clases sociales, era la llamada socculus, se trataba de una imitación de aquella que ya empleaban los Griegos (persikais) y que se caracterizaba por ser una suela plana sujeta con correas. Las Carbatina, eran calzados muy simples (a veces pieles sin curtir) y con cordones.

La importancia social de los zapateros
El oficio de zapatero, en la Roma antigua, no estaba mal visto y gozaban de cierto prestigio. Fue en tiempos del emperador Numa Pompilla, cuando se dividió a los ciudadanos en nueve comunidades y los zapateros ocupaban el quinto lugar. Desde el siglo II a.C. los oficios se agrupaban en zonas de las ciudades y todavía hoy podemos identificar calles de "Los Zapateros" que vienen de aquella lejana época. Fuente: zapatotirapie.blogspot.com

0 comentarios: