Piel hidratada: seda para tu piel

imagenes para blogger

Aunque comúnmente nos referimos a la piel deshidratada como "piel seca", lo cierto es que la deshidratación puede producirse tanto en pieles secas como grasas. La piel seca deshidratada tiene un aspecto mate, poros cerrados y aspereza al tacto mientras que en la piel grasa deshidratada aparecen brillos, poros dilatados, manchas y rojeces.

¿Qué impide la correcta hidratación de la piel?

La piel mantiene su humedad gracias al agua procedente de las capas más profundas de la epidermis y a una normal secreción del sudor.

La sequedad excesiva del aire, calor o frío excesivos, cierto tipo de jabones, el estrés, el envejecimiento, la disminución del metabolismo basal, los problemas hormonales o una ingesta deficiente de agua son algunos de los factores que impiden la asimilación y fijación del agua en la piel.

Las zonas más expuestas del cuerpo como el rostro o las manos, codos y rodillas, padecen, por lo general, una pérdida mayor.

Cómo mantener la piel hidratada

Para mantener la piel hidratada no basta con el aporte de grandes cantidades de agua ya que el efecto barrera de la piel actúa tanto evitando que la humedad se pierda, como también ralentizando la absorción de agua desde el exterior.

Cosmética para la hidratación de la piel

Una buena crema hidratante actúa sobre la pregnancia de agua de las capas más superficiales de la epidermis, devolviéndoles su capacidad lipídica para retener agua, su cohesión y flexibilidad durante mucho tiempo y de manera inmediata.

Principios activos de una buena crema hidratante

Manteca de karité

La manteca de karité obtenida de las nueces de karité, es grasa vegetal pura y actúa como emoliente para la piel.

Es antideshidratante, regeneradora, suavizante, reparadora, antigrietas, y devuelve rápidamente la elasticidad a las pieles secas.

Aceite de sándalo

El aceite de sándalo es antiséptico y balsámico. Es un excelente corrector de inflamaciones, grietas, irritación, y deshidratación, de la piel.

Aceite de gérmen de trigo

Este aceite hidrata la piel y evita las líneas de expresión si se utiliza con frecuencia, proporcionándole a la piel mayor elasticidad.

Retarda los síntomas del envejecimiento y es la principal fuente natural de vitamina E.

Aceite de almendras dulces

El aceite de almendras se utiliza desde hace miles de años para mejorar la apariencia y regenerar la piel, sobre todo en casos de sequedad, excavación y deshidratación. Es rico en vitaminas A y E, proteínas, sales minerales y ácidos grados.

Es ideal para las pieles más sensibles y secas. Posee propiedades emolientes y antiinflamatorias.

Post patrocinado

0 comentarios: