Nuevos textiles

Prendas que combaten el estrés, que inducen al sueño y que absorben las radiaciones solares, tejidos que combaten las bacterias, e incluso incorporan la electrónica a los diseños como botas camperas con teléfono celular y reproductor de MP3 elaborardas con materiales muy delgados, resistentes y flexibles, funcionales, livianas y que permitan libertad en los movimientos y, sobre todo, fáciles de lavar y planchar.

Desde que en los años 50 el elastano reemplazara a las fibras naturales, la investigación sobre las microfibras constituye el lanzamiento inicial para un nuevo desarrollo textil.

Las microfibras son materiales sintéticos más finos que la seda y a diferencia de las fibras sintéticas derivadas del plástico, son más brillantes y suaves, son muy flexibles y cómodas, y pesan muy poco; son aún más finas que la seda. En la actualidad se están desarrollando las ultramicrofibras: si la microfibra es 60 veces más fina que un pelo, la ultramicrofibra es la tercera parte de la microfibra.

El modal por ejemplo, es una fibra de origen vegetal que se caracteriza por su larga duración, tacto suave, enorme confort y extraordinaria resistencia, además de tener un colorido brillante y ser de sencillo cuidado.

Estos avances permiten confeccionar trajes de baño sin costura o fabricados con telas de lycra y teflón que se secan instantáneamente al salir del agua.

El tactel, un nuevo tipo de lycra, protege contra los rayos ultravioletas y tiene capacidad para producir aislamiento térmico. Es una fibra de las llamadas inteligentes: experimenta cambios frente a los estímulos del exterior. La lista de lo que son capaces de hacer estas fibras es algo casi increíble: pueden combatir el estrés, repeler insectos, inducir al sueño, perfumar el cuerpo, mantener su nivel de humedad, y más. La línea más avanzada de estas fibras inteligentes es la de los antimicrobianos. El contacto con el organismo humano convierte a la ropa en un medio perfecto para informar a su portador de todo lo que está ocurriendo en su cuerpo. Por ejemplo, podrá controlar el ritmo cardíaco o bien alertar a un diabético de que su nivel de glucosa subió de forma alarmante.

Estos nuevos tratamientos hacen que las ropas -incluso las de algodón- sean resistentes a las manchas. Pero Nano Tex también puede hacer prendas de fibra sintética o de algodón libres de arrugas, más transpirables y que eliminan el sudor o evitan la electricidad estática.
También se están investigando tejidos conductores de electricidad, incorporando su material patentado Metal Rubber™ como componente integral.
Los nuevos nanotejidos se podrían utilizar para numerosas aplicaciones, entre ellas como escudo protector ante posibles radiaciones dañinas.

El cuerpo de la policía es uno de los primeros en adoptar nuevos tejidos como el Coolmax, en la uniformidad, adecuados a cada época del año.
Además de tener un gran nivel de succión y evaporación, cada hilo de esta prenda está específicamente diseñado y tratado y se compone de múltiples filamentos —a veces más de cien—, de manera tal que se multiplica la superficie disponible para la expansión de la película de agua y por lo tanto se obtiene un altísimo ritmo de evaporación.
Cuando más rápido se calienta la prenda con el calor corporal, más deprisa se evapora el sudor y tanto más se enfría hasta que se llega a un punto de equilibrio entre el aporte de calor del cuerpo y el enfriamiento de la prenda que es la termorregulación que permite mantener un ritmo de esfuerzo en condiciones sostenibles sin sudoraciones excesivas. Para el invierno, Gencottons propone una felpina con materia cien por cien Thermolite, un tejido termal con la sección del hilo de fibra hueca que permite retener el calor corporal y no deja pasar el frío exterior. Los artículos de este tejido pueden recibir tratamientos ignífugos y antibacterias.
También a combinación de lana de merino australiana y nanotecnología da lugar a un nuevo tejido termorregulador. El material de lana proporciona más o menos calor a la persona que lo lleva puesto según el tiempo sea más o menos frío. Bautizado como Klimeo, el tejido tiene, injertadas en sus fibras, microcápsulas desarrolladas mediante nanotecnología. A medida que la temperatura varía, también lo hacen las cápsulas. Cuando el tiempo es frío, las cápsulas contienen un material sólido; sin embargo, el material se vuelve líquido a temperaturas más elevadas. El diminuto tamaño de las microcápsulas hace que el tratamiento aplicado al tejido sea invisible y no cambie su textura ni apariencia. Además, es lavable y se puede limpiar en seco.

Como resultado de estos avances, el diseño de ropa ha experimentado cambios radicales en los últimos 25 años. Los diseñadores han introducido elementos verdaderamente subversivos en la moda, examinando y deconstruyendo las clásicas convenciones y modificando sus reglas acerca de lo que es estético y lo que no lo es.
Los avances en la tecnología textil han alterado o disminuido sustancialmente la tradicional y laboriosa técnica de construir los trajes.
Las fibras termoplásticas permiten crear pliegues, frunces y volúmenes sin tener que recurrir al trabajo manual.
Algunos diseñadores han explorado nueva formas para los tradicionales métodos de construcción, reinterpretándolos, empleando ornamentación sintética, combinando materiales poco congruentes, como seda y plástico, o integrando materiales tradicionales con ideas innovadoras, asaltando las nociones convencionales del lujo y la elegancia. Los dictados de qué era apropiado han sido definitivamente saboteadas.

Fuentes
http://www.mujeractual.com/moda/temas/nuevos_tejidos.html
http://www.euroresidentes.com/Blogs/noticias/2005/09/nuevos-tejidos.html
http://www.job-wear.com/articulo/723
http://www.conocimientosweb.net/zip/article3034.html
http://www.lacma.org/art/ModeIndex.aspx

0 comentarios: